El coito programado: ¿funciona?

0
72
Una pareja que se ha sometido al coito programado

Lograr el embarazo se puede convertir en muchos casos en un duro desafío para aquellas parejas que tienen problemas con la fertilidad. Aunque someterse a las técnicas de reproducción asistida, como la fecundación in vitro o la inseminación artificial es lo más habitual y lo más eficaz, lo cierto es que existe otro método: el coito programado.

El coito programado: ¿qué es?

Es una técnica sencilla, de bajo riesgo y barata, que consiste en la monitorización por parte del ginecólogo de las relaciones sexuales de una pareja, con el objetivo de dar con el momento más fértil del ciclo menstrual de la mujer.

Así, se administra una pauta de medicación, que puede ser vía oral o a través de hormonas que se inyectan a una baja dosis, con el objetivo de perseguir la ovulación en las mujeres anovulatorias (inexistencia de ovulación) o disovulatorias (ovulaciones ineficaces o irregulares). 

En definitiva, el coito programado pretende perfeccionar la ovulación natural de la mujer, preparar el lugar de la anidación (el endometrio) y otorgar un soporte hormonal hasta el momento de menstruar.

¿Existen complicaciones en el coito programado?

Aunque las relaciones sexuales programadas son una de las técnicas más sencillas, hay ciertos riesgos que se pueden dar en algunas mujeres, como el aumento de la probablilidad de embarazo múltiple.

La respuesta a la medicación que se tenga va a ser clave para guiar el proceso. Si en las ecografías se detecta la presencia de más de 3 folículos, lo que se suele hacer es derivar el caso hacia otras técnicas de reproducción asistida.

Por lo general, se recomienda intentar la gestación mediante las relaciones sexuales programadas por un máximo de 6 ciclos, ya que los expertos dicen que por encima de este número es prácticamente imposible que aumenten las probabilidades de concebir.

El principal inconveniente de esta técnica es su baja tasa de éxito, que se sitúa entre el 5% y el 15%, una cifra menor al porcentaje de inseminación artificial. Por ello, si el coito programado no surte efecto, el siguiente paso, según los ginecólogos, es el de someterse a la fecundación in vitro o inseminación artificial.  

Cada caso es único, por ello es de vital relevancia prestar atención a todo aquello que el ginecólogo recomienda, así como seguir al detalle cada uno los pasos en lo referente a la medicación y su dosis, para que vuestro sueño se pueda cumplir: ¡convertiros en mamás!

 

No hay comentarios

Dejar respuesta