Embarazo de alto riesgo: causas, factores de riesgo y consejos

0
94
Una mujer con un embarazo de alto riesgo
 

El embarazo es siempre una buena noticia para todas aquellas parejas que tienen problemas de fertilidad.

Ver como un sueño que se lleva años persiguiendo se va convirtiendo en realidad, no tiene precio. Sin embargo, hay un tipo de embarazos que no son tan buena noticia. Sí, hablamos de los embarazos de alto riesgo.

En este artículo te explicamos las causas, los factores de riesgo y los consejos.

¿Cuáles son las causas y los factores de riesgo que pueden dificultar el embarazo?

Lo más habitual es que los embarazos considerados como de alto riesgo se puedan diagnosticar antes de la misma concepción, de forma que la mujer ya sepa los riesgos antes de quedarse embarazada.

Algunas de las enfermedades que pueden ser causa de un embarazo de alto riesgo son:

  1. El cáncer
  2. La diabetes
  3. La hipertensión
  4. La epilepsia
  5. Problemas renales
  6. Sufrir malformaciones en el feto
  7. Padecer alguna infección, como la varicela, la rubeola…

Por otro lado, existen algunos factores que pueden desencadenar complejidades durante el embarazo. Son los llamados factores de riesgo:

  1. Obesidad o sobrepeso
  2. Enfermedades crónicas
  3. Embarazos múltiples
  4. Poseer algún antecedente familiar de embarazo de riesgo
  5. Embarazo en mujeres de edad avanzada o en chicas adolescentes

Consejos referentes a los embarazos de riesgo

Cuando el ginecólogo da la noticia de que se está ante un caso de embarazo de riesgo, se enciende la alerta. Y es que ante esta circunstancia, el seguimiento del proceso del embarazo debe ser más riguroso, más meticuloso.

Estas son algunas de las recomendaciones para que el embarazo de riesgo vaya lo mejor posible:

  1. Adiós al alcohol, al tabaco y a otras drogas: ante un embarazo de riesgo, estas sustancias deben estar muy lejos de la mujer que está esperando.
  2. Máximo rigor con la dieta: la alimentación es un factor clave para reducir al máximo el riesgo a que las cosas salgan mal. ¡Obedece a todo lo que te diga tu médico!
  3. Ayuda psicológica: contar con profesionales del mundo de la psicología puede ser muy útil en los casos de embarazos de alto riesgo. Y es que la incertidumbre de no saber lo que sucederá y el miedo pueden generar situaciones de ansiedad en la mujer, y también en su pareja.
  4. Seguimiento concienzudo del embarazo: los análisis, las visitas médicas, las ecografías… en general, los controles médicos se multiplicarán en este tipo de embarazos. Afortunadamente, los avances tecnológicos que el progreso nos va brindando, hacen más fácil esta tarea de control del embarazo de riesgo. Por ejemplo, las ecografías en 4D son ya una realidad en muchos centros ginecológicos.  
  5. Planificación exhaustiva del parto: el momento de dar a luz es el momento decisivo de todo embarazo, y más aún cuando se trata de un embarazo de riesgo. El equipo de profesionales médicos que lleven tu caso planificarán con antelación el parto. Además, la cesárea no es siempre necesaria en estas situaciones.

Quiero ser mamá es una web de reproducción asistida con objetivos meramente informativos. Por ello, es esencial que acudas a especialistas para que estudien y traten tu caso particular.

¿Preparada para convertirte en mamá? ¡Tu sueño está cada vez más cerca de cumplirse!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here