Estrés y tratamiento de fertilidad

0
215

Someterse a un tratamiento de fertilidad conlleva muchas renuncias y tener que afrontar momentos duros y complicados. La principal y obvia, es la de ponerse en manos de un especialista para conseguir tu embarazo.

Dejar en manos de los facultativos médicos especialistas en reproducción asistida nuestro embarazo, suele derivar en una carga mental, física y emocional importante para la mujer que pasa por ello. Huelga decir que este tipo de respuesta exigente puede evocar en un estrés para quien se somete al tratamiento, lo que puede tener un gran impacto en la salud, estilo de vida y las relaciones.

Para protegerse del estrés durante el tratamiento y el cuidado de la infertilidad, es importante que la mujer se ponga en manos de especialistas.

Sobra decir que el primer paso será asumir la infertilidad. Aceptar que se tienen problemas de fertilidad y asumir que no se pueden tener hijos de forma natural, no es un proceso fácil y, en muchas ocasiones, se necesita de ayuda psicológica para afrontar este problema y poder hacer frente a un tratamiento de reproducción asistida. Esta situación genera numerosas emociones como la frustración o la ansiedad que pueden dar lugar a un estado de estrés que aumente aún más la incapacidad de concepción.

Para poder combatir este estrés, os sugerimos que pongáis en marcha los siguientes tratamientos que, estos si, están en vuestras manos.

Asesoramiento durante su Tratamiento de Fertilidad

A veces, el mejor consejo viene de un tercero. Alguien con quien compartir nuestras experiencias y que no sea de nuestro entorno, nos puede ayudar. Hay muchas psicólogas especializadas en estos casos de infertilidad que te ayudarán a abrirte y explicar tus propios sentimientos, preocupaciones, ansiedades, alegrías y pensamientos con respecto a tu experiencia. A pesar de que tu familia o tus amigos pueden ser de gran apoyo, un profesional nos proporcionará asesoramiento imparcial, y nos ofrecerá mecanismos para afrontar la situación en la que nos encontramos.

Será esta tercera persona, profesional y ajena a tu entorno, quien te asesorará y te ayudará a llevarlo de la mejor forma posible. Y, puede darse el caso, que sea este mismo profesional quien te aconseje si es el momento para abortar los tratamientos.

Acupuntura para ayudarte en tu Tratamiento de Fertilidad

Esta técnica puede ser ámpliamente reconocida para aliviar los síntomas de dolor físico, pero también pueden ayudar a aliviar y reducir la ansiedad y la depresión. El eje hipotálamo-hipófisis-adrenal o HPA, es utilizado tanto para el estrés como para la ansiedad y la depresión. Dado que HPA participa en la producción de la hormona del estrés cortisol, la acupuntura es capaz de limitar, hasta cierto punto, la cantidad que pasa a través de el.

Yoga durante el Tratamiento de Fertilidad

Si eres practicante de yoga, ya tienes algo ganado. El yoga permite reducir el estrés y disminuir tanto la presión arterial como la frecuencia cardíaca a través de poses físicas, la meditación y la respiración controlada. Incluso si eres una principiante y no puedes hacer físicamente algunas de las poses, otros elementos del ejercicio como practicar la respiración controlada, despejar la mente y participar en un estado extendido de relajación puede ser una buena opción para contrarrestar el estrés.

Recuerda consultar con tu médico de atención primaria y especialista en fertilidad antes de iniciarte en el yoga. El mejor que nadie podrá darte los mejores consejos.

Beneficios de un Masaje para Pacientes con Fertilidad

Siempre es agradable recibir un masaje, incluso si es de sólo 15 minutos y en una silla de masajes locales. Similar a la acupuntura, masajear lugares específicos en el cuerpo de una mujer te permitirá sentirte mucho menos tensa. Los estudios han demostrado que una sesión de masaje de una hora y media de duración puede reducir drásticamente los niveles de cortisol e insulina de una persona, ambos actores clave en alguien que está experimentando estrés.

Meditación durante el tratamiento de fertilidad

La meditación permite a las personas concentrar su atención y eliminar cualquier pensamiento negativo que constantemente nos distrae la mente, produciendo un estado de relajación. Las mujeres que meditan como un medio para controlar el estrés que el tratamiento de fertilidad puede provocar, son capaces de experimentar una disminución del estrés, la ansiedad, el insomnio y conseguir una mayor calidad de vida.

Así, si te estás iniciando un tratamiento de infertilidad, o tienes previsto iniciarlo en breve, el mejor consejo que podemos darte es que te pongas en manos de profesionales, y que intentes relajarte lo máximo posible. Un tratamiento de infertilidad conlleva mucha carga psicológica encima, así que siempre será mejor afrontarlo en las mejores condiciones en el aspecto mental.

No hay comentarios

Dejar respuesta