Lo que necesitas saber sobre la fertilidad a partir de los 35

0
747
 

Uno de los factores más importantes que afectan la capacidad de una mujer para concebir  es la edad. Las mujeres de entre 20 y 30 años son las más propensas a concebir. A diferencia de los hombres, que continúan produciendo esperma a lo largo de sus vidas, una mujer nace con todos los folículos que contienen óvulos en sus ovarios. El número de estos folículos, y por lo tanto los óvulos, disminuye con la edad y se agota de 5 a 10 años antes de la menopausia. El recuento de folículos de un millón al nacer desciende a unos 300.000 en la pubertad. De estos folículos, sólo alrededor de 300 se ovularán durante los años reproductivos.

La mayoría de los folículos restantes se someten a un proceso gradual de pérdida continua llamado atresia folicular. Atresia es un proceso degenerativo que ocurre independientemente del embarazo, los ciclos menstruales normales, el uso de anticonceptivos o el tratamiento de la infertilidad.

¿Qué es la edad materna avanzada (AMA)?

En las últimas décadas se han producido cambios rápidos en la sociedad y un aumento en el número de mujeres que retrasan su primer embarazo y parto hasta fines de los treinta y principios y mediados de los cuarenta. Varias tendencias socioeconómicas, incluidas las expectativas culturales y las situaciones financieras, han influido en esa tendencia. Varios estudios médicos concluyeron que las mujeres de una “edad avanzada de la madre” (“advanced maternal age” en sus siglas en inglés) generalmente definidas como de 35 años o más en el momento del parto necesitaban atención médica adicional, debido a un mayor riesgo genético y obstétrico que ocurría en tales embarazos.

Las complicaciones como la hipertensión, la diabetes gestacional, la placenta baja, el parto operatorio y el parto disfuncional son más comunes en los embarazos con AMA.

Cómo afecta la edad en la fertilidad femenina

La fertilidad disminuye a medida que una mujer envejece debido a la disminución normal relacionada con la edad en el número y la calidad de los óvulos que permanecen en sus ovarios. Esta disminución se vuelve más dramática después de los 35 años, y ocurre a pesar de que las mujeres generalmente mantienen ciclos menstruales ovulatorios regulares hasta bien entrados los cincuenta años. A pesar de que las mujeres hoy en día mantienen una vida más saludable, esta mejora en la salud no compensa la disminución de la fertilidad relacionada con la edad. Las posibilidades de embarazo en una mujer sana disminuyen del 20% por ciclo a la edad de 30 a 5% por ciclo a los 40 años.

Los fibromas, la endometriosis y la enfermedad tubárica también son más comunes en mujeres mayores y pueden afectar la fertilidad. También hay alguna evidencia de una disminución en la capacidad del útero envejecido para llevar un embarazo a término.

Calidad del óvulo y la edad

Comenzando a mediados y finales de los 30 años, las probabilidades de aborto involuntario aumentan porque la calidad del huevo disminuye. Con la edad, la frecuencia de anormalidades genéticas en un óvulo aumentan. Estas anormalidades están relacionadas con un óvulo que tiene muy pocos cromosomas o demasiados (aneuploide). Los embriones que no tienen exactamente 46 cromosomas (23 del óvulo y 23 del esperma) tienen más probabilidades de no terminar en embarazo o de tener una tasa más alta de aborto espontáneo.

¿Tienen todos los causantes de la infertilidad relación con la edad?

No todas las condiciones de infertilidad están relacionadas con la edad. Las indicaciones de problemas médicos no relacionados con la edad y que afectan la capacidad de concebir de una pareja incluyen la ausencia de períodos o periodos irregulares, disfunción sexual, antecedentes de enfermedad pélvica o cirugía ovárica previa u otra cirugía pélvica. También existen otros factores de riesgo, como antecedentes de menopausia temprana (antes de los 51 años) antecedentes familiares, fumar, exposición a quimioterapia o radiación para tratar el cáncer en cualquiera de las parejas, y/o una exposición prolongada a productos químicos tóxicos (ciertos pesticidas o solventes).

Pruebas de fertilidad para mujeres mayores de 35 años

La prueba de reserva ovárica puede ser útiles para evaluar la cantidad y calidad de los óvulos restantes. No existe una prueba única que mida la reserva ovárica perfectamente. Las pruebas de reserva ovárica solo estiman el número y la calidad de los óvulos restantes mediante análisis de sangre para la hormona foliculoestimulante (FSH) o los niveles de la hormona antimulleriana (AMH). A veces se usa un ultrasonido para contar la cantidad de folículos (conteo de folículos antrales).

¿Es posible revertir el envejecimiento reproductivo?

No, lamentablemente no es posible revertir el proceso natural de envejecimiento del óvulo o esperma. A diferencia de los hombres, una mujer nace con todos sus óvulos que maduran y se van reduciendo gradualmente a medida que envejece. Por lo tanto, no existen métodos o tratamientos para cultivar más óvulos o preservar la calidad de los óvulos que quedan. Tener un estilo de vida saludable que reduzca el estrés puede mejorar la salud general de una mujer.

¿Existen tratamientos para mejorar la fertilidad en personas mayores de 35 años?

En general, el tratamiento para mujeres mayores normales está dirigido a aumentar el número de óvulos disponibles mediante la fertilización in vitro (FIV ) con hiperestimulación ovárica controlada mediante el uso de medicamentos hormonales. La donación de óvulos, que reemplaza el óvulo defectuoso con el de una mujer más joven, parece revertir en gran medida, si no por completo, la disminución relacionada con la edad fértil de la mujer.

La preservación de la fertilidad mediante la congelación de óvulos es posible para las mujeres que desean retrasar la maternidad hasta los 30 años o más. La congelación de los óvulos o la crioconservación es mejor cuando los óvulos se congelan a una edad más temprana. Además, los resultados de las tecnologías de reproducción asistida (ART) se vuelven menos favorables a medida que aumenta la edad.

El diagnóstico genético preimplantacional (DGP) puede ser útil para evaluar anomalías en los embriones que evitarían un embarazo exitoso.

¿Cómo afecta la edad materna avanzada los tratamientos de fertilidad?

Las mujeres mayores son menos receptivas a los medicamentos utilizados en los tratamientos de fecundación in vitro y, por lo tanto, necesitan dosis mucho más altas. Además, producen un menor número de óvulos y embriones. A esto, hay que sumarle que la probabilidad de que los embriones se implanten y desarrollen en el útero es menor que los derivados de los óvulos de las mujeres más jóvenes.

Cuándo buscar ayuda para la infertilidad según la edad

La conciencia general sobre el efecto de la edad en la fertilidad es esencial. Rutinariamente, el examen de infertilidad se demora hasta pasado al menos un año de mantener relaciones sexuales sin protección. Si la pareja es mayor de 35 años, es recomendable que busquen la opinión de un experto antes de que seguir intentándolo.

En aquellas parejas mayores de 40 años, se recomienda una evaluación médica inmediata.

Conocer todas las opciones disponibles y ser consciente de las propias necesidades y objetivos permitirá tomar las mejores decisiones para conseguir ser padres.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here