Hiperestimulación ovárica, ¿qué es?

0
3184
 

Cuando una mujer se somete a un tratamiento de fertilidad, un paso ineludible, ya sea por la baja reserva ovárica, bien por otro motivo, es la estimulación ovárica. Por suerte, como comenta Alicia Maqueda en su blog, gracias a la aparición de unos medicamentos llamados Antagonistas de la GnRh, la hiperestimulación en los tratamientos de FIV han pasado a ser algo anecdótico, si bien es cierto que este síndrome puede afectar hasta un 10% de las mujeres sometidas a estos tratamientos.

El síndrome de hiperestimulación ovárica (SHO) es considerado como unas de las más peligrosas y graves complicaciones en el proceso de fecundación in vitro. Este síndrome presenta el estado latrogénico que surge como respuesta a la administración de una cantidad excesiva de los preparados hormonales, Ovitrelle para situarnos, necesarios para la estimulación de los ovarios.

La patología del SHO no es aún bien conocida hoy en día, sin embargo, la causa principal del síndrome parece ser el aumento de la permeabilidad de los vasos de cuerpos lúteos, lo que causaría un paso de fluidos desde el extravascular al compartimiento intravascular, en particular, la cavidad peritoneal. Se produce como un estado de concentración de los componentes corpusculares de la sangre (glóbulos rojos, plaquetas, leucocitos, linfocitos), que expone al paciente a un mayor riesgo de trombosis y embolia. La reducción del flujo sanguíneo en los órganos provoca un riesgo de isquemia (falta de pulverización) en ciertos órganos y compartimentos.

El SHO puede darse en dos momentos; como consecuencia de la administración de los preparados hormonales, conocido como hiperestimulación precoz porque se inicia poco después de la punción folicular, o en el momento en que se consigue un embarazo en el mismo ciclo de la punción y se empieza a producir HCG de manera natural.

El SHO de grado leve se registra en la mayoría de las pacientes que decidieron acudir a tales métodos de tratamiento de la infertilidad como es la FIV. Las manifestaciones leves del SHO no suelen ser demasiado peligrosas para la salud femenina, aunque es importante no dejar que esta fase se agrave más.

Sintomas de la hiperestimulación ovárica

Una de las primeras manifestaciones del síndrome de hiperestimulación ovárica es la sensación de molestia en la parte baja de la barriga, que puede acompañarse por la sensación de pesadez, hinchazón y dolor leve. Esto es el resultado de un aumento considerable de ovarios. Como consecuencia en la barriga se acumula el líquido, y es posible que altere la circulación sanguínea.

Es posible que, ya a principios de la estimulación folicular en procesos de Fecundación invitro o ICSI, puedan aparecer ciertas señales de advertencia y síntomas: aumento del diámetro de ovario, alto número de folículos conseguidos después de una estimulación, una alta tasa de estradiol.

Llegados a este punto, lo más aconsejable es someterse a un tratamiento para reducir esta hiperestimulación.

Tratamiento para la hiperestimulación ovárica

Si una vez que se ha iniciado la estimulación ovárica hay síntomas de un rápido crecimiento folicular e incremento exagerado de los niveles de estradiol, hay que iniciar una o varias de las siguientes medidas de prevención del SHO.

El tratamiento irá en función de la gravedad que puede ser leve, moderado o grave. Para ello se valorarán los síntomas y los resultados de varias pruebas médicas que incluyen ecografías transvaginales con las que se observa el tamaño de los folículos.

Los casos leves son relativamente frecuentes cuando se induce la ovulación y no suele ser necesario un tratamiento médico, pero siempre es aconsejable seguir algunas medidas para aliviar las molestias. Reducir la actividad física, descansar con las piernas en alto, mantenerse muy hidratada bebiendo gran cantidad de líquido, tomar medicamentos para reducir el dolor, etc. En las situaciones menos graves, los síntomas no suelen alargarse más allá de una semana, excepto si se produzca un embarazo que, en este caso, las molestias irán remitiendo gradualmente, pudiéndose alargar hasta 3 semanas, sin que el embarazo se vea afectado.

Sin embargo, cuando se presenta un síndrome de hiperestimulación ovárica severo debe acudirse inmediatamente al médico. Estos casos excepcionales requieren hospitalización y control intensivo, ya que el SHO puede desembocar en complicaciones potencialmente mortales (coágulos de sangre, acumulación excesiva de líquidos en el abdomen, insuficiencia renal, etc.). Durante el tratamiento probablemente se suministre hidratación por vía intravenosa, se extraiga el líquido retenido en el abdomen, se administren fármacos para evitar la formación de coágulos, etc.

Todos los artículos en Quierosermama.es son meramente informativos. NO tenemos facultad para prescribir, diagonosticar ni recetar ningún tratamiento médico. Si tienes alguna duda sobre tus problemas de salud, ponte en manos de los expertos facultativos médicos.

Quiero Ser Mamá Foros Hiperestimulación ovárica, ¿qué es?

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Consulta hace 3 años, 3 meses.

Viendo 1 publicación (de un total de 1)
Viendo 1 publicación (de un total de 1)

Debes estar registrado para responder a este debate.