Qué es la hiperémesis gravídica

1
207
 

Casi todas las mujeres que han tenido un embarazo, han sufrido náuseas y vómitos en el embarazo. Sufrirla en exceso, es lo que se conoce como hiperémesis gravídica, que llega a provocar deshidratación y otras complicaciones. Si es tu caso, consulta a tu médico cuanto antes.

Qué es la hiperémesis gravídica

La hiperemesis gravídica es una afección caracterizada por náuseas, vómitos, pérdida de peso y trastornos electrolíticos severos. Los casos leves se tratan con cambios en la dieta, reposo y antiácidos. Los casos más severos requieren a menudo una estancia en el hospital de modo que la madre pueda recibir el líquido y la nutrición a través de una línea intravenosa. Se recomienda no tomar ningún medicamento para resolver este problema sin antes consultar con su médico.

La hiperémesis gravídica suele ocurrir durante el primer trimestre de la gestación y puede llegar a ser una causa de ingreso hospitalario.

¿Por qué sucede?

La mayoría de las mujeres embarazadas experimentan algún tipo de enfermedad matutina (70-80%).

Se cree que esta náusea severa es causada por un aumento de los niveles hormonales; sin embargo, la causa absoluta es aún desconocida. Los síntomas de hiperémesis gravídica suelen aparecer entre 4-6 semanas de embarazo y pueden alcanzar un pico entre 9-13 semanas. La mayoría de las mujeres reciben algún alivio entre las semanas 14-20, aunque hasta un 20% de las mujeres pueden requerir atención para la hiperemesis durante el resto del embarazo. No se conoce la prevención de hiperémesis gravídica, pero puede ayudarte saber que hay maneras de gestionarlo.

Causas de la hiperémesis gravídica

Existen varios factores que pueden desencadenar una hiperémesis gravídica. Por ejemplo:

  • Altos niveles de HCG (gonadotropina coriónica humana)
  • Cambios hormonales: además de la HCG, son muchas las hormonas que aumentan o disminuyen sus concentraciones en sangre, como los estrógenos y que afectan del mismo modo al centro del vómito cerebral.
  • Relajación del aparato digestivo.
  • Presión abdominal
  • Dieta rica en grasas
  • Embarazo múltiple
  • Primer embarazo
  • Antecedentes familiares
  • Obesidad

Signos y síntomas de la hiperemesis gravírica

Los principales síntomas, evidentemente, son las náuseas a veces acompañada de vómito y náuseas acompañadas de vómitos severos.

Otros signos:

  • Aversiones alimentarias
  • Pérdida de peso del 5% o más del peso antes del embarazo
  • Disminución de la micción
  • Deshidración
  • Dolores de cabeza
  • Confusión
  • Desmayo
  • Ictericia
  • Fatiga extrema
  • Presión arterial baja
  • Frecuencia cardíaca rápida
  • Pérdida de elasticidad de la piel
  • Ansiedad / depresión secundaria

Tratamientos para la hiperemesis gravídica

En algunos casos, la hiperemesis gravídica es tan grave que, como hemos comentado, puede requerirse hospitalización.

El tratamiento hospitalario puede incluir algunos o todos los siguientes:

  • Fluidos intravenosos (IV) – para restaurar la hidratación, electrolitos, vitaminas y nutrientes
    • Alimentación por sonda:
    • Nasogástrico: restaura los nutrientes a través de un tubo que pasa a través de la nariz y hacia el estómago
    • Gastrostomía endoscópica percutánea – restaura los nutrientes a través de un tubo que pasa a través del abdomen y hacia el estómago; requiere un procedimiento quirúrgico
  • Medicamentos: metoclopramida, antihistamínicos y medicamentos antirreflujo

Como siempre, te recomendamos que acudas a un especialista en caso de sufrir cualquiera de los síntomas que detallamos en este post. En Quiero Ser Mamá, queremos ayudarte a entender qué sucede. Serán los facultativos quienes te indiquen qué pautas seguir.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here