¿Podrán saber los nacidos por Reproducción Asistida, saber quienes son sus padres?

0
895
 

Portugal , Reino Unido, Alemania y Suecia son algunos de los países donde la donación de material genético ha dejado de ser anónima. España podría serlo en un futuro próximo, si triunfa la iniciativa del Comité de Bioética, adscrito al Ministerio de Sanidad.

Dicho órgano esta estudiando que la posibilidad de que los niños nacidos por reproducción asistida mediante técnicas que incluyan óvulos y/o semen de donante, puedan conocer la identidad de sus padres biológicos.

Según la actual Ley de Reproducción Asistida, aprobada en 2006 por el gobierno de José Luís Rodríguez Zapatero, el anonimato de los donantes de gametos sólo puede romperse en caso de peligro para la salud del bebé.Es decir, si surge algún problema en el que sea necesario conocer los antecedentes de salud de los padres para aplicar algún tratamiento o tomar una decisión médica relevante.

Son muchas las cuestiones que se plantean en relación a este asunto, sobre todo teniendo en cuenta el liderazgo español en la materia. Se habla de nuestro país como meca del turismo de infertilidad y los datos lo corroboran. Según las últimas cifras del Registro de Actividad de la Sociedad Española de Fertilidad, de los 138.553 ciclos de FIV y 36.463 de inseminación artificial que se realizaron en 2016 en España, 12.939, fueron a pacientes extranjeras.

Las razones, el gran nivel del sector en nuestro país española y también los precios más asequibles de unas técnicas antes reservadas a pacientes de elevado poder adquisitivo. La posibilidad de financiar los tratamientos, explican desde Clínicas Eva, la mayor red de reproducción asistida de Europa, ha facilitado la paternidad a muchas familias y madres solteras.

En este proceso, donantes, hombres y mujeres, anónimos (de momento),  reciben una compensación mássimbólica que real por ayudar a otras personas a conseguir su sueño de tener un niño.

El falso mito del bebé a la carta

También, admiten desde EVA, algunos falsos mitos a desterrar como que se puede elegir al donante o las características físicas de mismo para tener un “bebé a la carta”.

Lo desmiente la directora médica de EVA, la ginecóloga Fulvia Mancini, quien explica que es la ley la que dice que el donante de semen se tiene que parecer al hombre. Es decir, debe tener el mismo color de ojos y de pelo, textura del cabello, color de piel, grupo sanguíneo, talla, peso, etc.

Además, se estudia su historia familiar (para descartar que sean portadores de enfermedades genéticas), se valora su estado de salud genera, se descarta que sean afectos por hepatitis, SIDA, sífilis, y sobre todo se analiza cuidadosamente la calidad del semen: “ Les hacemos el estudio del cariotipo y de otras enfermedades genéticas como la fibrosis quística. El semen tiene que cumplir los criterios de la OMS de normalidad y, además, se les hace un estudio de FISH, es decir se mira si los espermatozoides tienen alteraciones cromosómicas. “

Estos parámetros se obtienen mediante la realización de un seminograma, que mide la calidad, cantidad y movilidad del esperma. Además de esta prueba, se le realiza al donante una analítica hormonal y una serología. Por último, el donante debe asistir a entrevistas personales con médicos y psicólogos para evaluar su estado de salud mental y psicológica.

Donantes de óvulos, un proceso altruista

En cuanto a la donación de óvulos, se trata también de un procedimiento voluntario y altruista, aunque ocupa algo más de tiempo a las mujeres implicadas. A pesar de ser indolora,no deja de tratarse de una intervención en quirófano, bajo sedación, eso sí, una intervención sencilla, con una duración aproximada de 30 minutos.

Al igual que en el caso del varón, antes de la donación previamente dicha, se llevan a cabo analíticas y diversas exploraciones mamarias y fisiológicas. Además tienen en cuenta estos otros factores:

  • La edad, puesto que es necesario tener entre 20 y 30 años.
  • Haber acudido voluntariamente y ser consciente del acto de donación.
  • Además de obtener buenos resultados en las pruebas mencionadas anteriormente, las donantes no pueden padecer malformaciones congénitas o hereditarias. Ni ellas ni sus familiares cercanos.
  • No haber dado a luz más de seis hijos. Se valorará positivamente que la gestante no haya dado a luz antes.
  • Por último, se valorarán también la personalidad y el aspecto físico. Estos dos últimos valores se utilizan para ayudar a seleccionar una donante afín a la mujer que recibe la donación.

De momento, y a la espera de conocer la decisión de Sanidad sobre el anonimato de los donantes, un debate que lleva ya más de un año sobre la mesa, el gobierno confirmaba el pasado mes de enero que el Registro Nacional de Donantes de esperma y óvulos está en fase de implantación. La puesta en marcha de este organismo se incluía también en la Ley de Reproducción Asistida de 2006, una de las más avanzadas de Europa en aquel momento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here