Preservar la fertilidad, un reto al que nos enfrentamos

0
184
 

La infertilidad ya no es un tabú, sino un importante problema sanitario en el centro del debate social. A medida que envejece la población, se incrementan los nacimientos por reproducción asistida. Crece la demanda de estos servicios y un comité de expertos de la prestigiosa revista médica The Lancet acaba de pedir la inclusión de los derechos reproductivos en las nuevas políticas de salud global.

Mientras, en nuestro país, Expertos de la SEF, la Sociedad Española de Fertilidad, han debatido en su reciente congreso anual dos aspectos claves que, consideran, modificarían el modelo reproductivo en los próximos años: la preservación de la fertilidad y la prevención de enfermedades genéticas, aspectos ligados a la conservación sine die y a temperaturas bajo cero, en laboratorio, del material reproductivo. Es decir, la vitrificación de óvulos en el caso de la mujer, y la criopreservación del semen cuando se trata del varón.

Prevenir enfermedades genéticas

La prevención de enfermedades genéticas, en primer lugar, está muy relacionada con estos procesos puesto que, una vez que se congelan los óvulos, conservan su calidad, y por tanto, existen menos posibilidades de enfermedades cromosómicas ligadas a la edad materna avanzada en el futuro bebé.

La edad es un obstáculo solo para ellas, porque el paso de los años está ligado al envejecimiento de los óvulos. Este proceso, aclara la doctora Fulvia Mancini, Directora Médica de centros Eva, no es igual en ninguna mujer: “No hay que dejarse llevar por generalidades. Cada mujer es distinta y debe informarse del estado de su propia fertilidad mediante un estudio de fertilidad, que consiste en una analítica hormonal y una ecografía vaginal. Con estos datos se conocerá el estado de la reserva ovárica”

Es en este punto donde debe, según la doctora, comenzar una política de información a la mujer para explicarle en qué consiste este estudio y como puede preservar su fertilidad “muchos diagnósticos de infertilidad, tardíos y desoladores”.

Prevenir la fertilidad

Dicho de otra manera, la fertilidad se puede prevenir en muchos casos con información solvente. Estos son los datos imprescindibles que toda mujer debe conocer sobre material genético, lo que o es lo mismo, sus óvulos.

  1. El primer paso para conocer el estado de tu fertilidad es el Estudio Básico de Fertilidad, que consiste en una ecografía transvaginal en la que se mide la reserva ovárica de la mujer, es decir, la cantidad de óvulos que le quedan. Se recuentan los folículos antrales, que son las bolsas que contienen los óvulos.
  2. Este recuento de folículos antrales permite conocer las probabilidades de que una mujer se quede embarazada. En una mujer de 35 años, asegura la doctora, es normal tener unos 12 folículos, pero en una de 40 años, ya se considera una buena reserva contar con 6 folículos.
  3. Debe realizarse también una analítica hormonal. Los ovocitos producen una hormona que se llama Antimülleriana. Esta hormona es la que más representa la reserva ovárica: una AMH por debajo de 1.1 ng/ml se considera una reserva ya baja en una mujer de 35 años, pero sería muy buena en una de 40 años.
  4. Otras dos hormonas que se valoran son la FSH y el Estradiol: hasta los 40 años la FSH tiene que estar por debajo de 10 UI y el estradiol <50 pg/ml. Por encima de los 40 años es normal que la FSH sea más elevada y que los niveles de estradiol sean más fluctuantes.
  5. Gracias al cruce de estos datos hormonales y vaginales podemos conocer que una mujer joven puede tener problemas de fertilidad, ya en ese momento o en un futuro inmediato. La causa puede ser hereditaria o debida a factores ambientales.
  6. La menopausia precoz, escasez de óvulos y retirada de la regla en edades tempranas, se debe a la herencia genética. Un ejemplo de factor ambiental sería el estrés que inhibe la producción de la hormona que desencadena la ovulación, la antes citada Antimülleriana.
  7. Hay otras causas por las que se producen pocos óvulos y están relacionadas, entre otras, enfermedades como la endometriosis, cirugías de ovario y tratamientos oncológicos como la quimioterapia y radioterapia. También con el tabaquismo.
  8. El embarazo a los 40 no es imposible, depende de la reserva ovárica y de la calidad de esos óvulos. Es preciso saber, no obstante, que a partir de los 42 más del 75% de los óvulos están alterados cromosómicamente.
  9. La tasa de embarazo de la mujer según su edad cae irremediablemente. Con 25 años, hay un 25% de opciones por ciclo de lograrlo de manera natural. Con 30, un 22%. Con 35, un 12%, con 40, un 5%. Y con 45, un 1%.
  10. No existe una indicación precisa para mejorar la calidad de los óvulos, aunque es cierto que llevar una vida sana y equilibrada, así como evitar hábitos nocivos puede ser de gran ayuda a la hora de buscar el embarazo. Los expertos desaconsejan el alcohol, el tabaco y el deporte extremo.
  11. La vitrificación de óvulos es el tratamiento que permite congelar los óvulos para evitar su envejecimiento y así poder ser madre en el futuro, en el momento que la mujer decida, con las mejores garantías de salud para ella y para el futuro bebé.
  12. 10 es el número de ovocitos que se considera óptimo para asegurar una futura maternidad. Tener menos de 10 óvulos no significa no poder quedarse embarazada, sólo reducir las posibilidades.
  13. La edad ideal para llevar a cabo la vitrificación coincide con la de máxima fertilidad femenina. Hablamos desde los 20 a los 35 años. No existe una edad máxima para la implantación futura, pero si recomendaciones de carácter ético-sanitario al respecto. Existe un consenso médico que fija el límite en los 50 años para ser madre mediante reproducción asistida.
  14. El tratamiento de vitrificación de óvulos es un proceso indoloro y rápido, cuyo primer paso es la estimulación ovárica. El segundo paso consiste en la extracción de varios de los ovocitos mediante una sencilla intervención llamada punción folicular.
  15. Por último, una vez extraídos los óvulos, se realiza la vitrificación en el laboratorio. Finalizado este proceso los óvulos se mantienen conservados en nitrógeno líquido a -196 grados y perfectamente identificados durante un tiempo indefinido. Este material reproductivo no caduca.

Los tratamientos adecuados para cada momento

Así que ya sabes, si tienes problemas para quedarte embarazada, la mejor recomendación que podemos hacerte es acudir rápidamente a tu ginecólogo. El mejor que nadie, te ayudará a conseguir hacer realidad tus sueños.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here