Reloj biológico, ¿existe realmente?

0
291
 

Dicen que hay un momento en la vida de toda mujer en la que desea tener descendencia. Hasta bien pasada la segunda mitad del siglo XX la mayoría de parejas no planificaban conscientemente formar una familia. Se casaban jóvenes y tenían hijos. Sin más. Sin pensar en si “el arroz”, como coloquialmente se le llama, se les había pasado.

Los tiempos han cambiado y la incorporación de la mujer al mundo laboral es uno de los motivos que ha retrasado la edad de tener hijos. España es uno de los países de la Unión Europea donde las madres tienen más tarde el primer hijo, a los 31,8 años, aunque fisiológicamente la mujer tiene su pico de fertilidad en torno a los 25 años de edad; y es a partir de los 35 años cuando ésta disminuye y los riesgos en el embarazo derivados la edad materna aumentan.

Podemos pensar que una mujer de 20 años no está preparada psicológicamente para tener un bebé, y la responsabilidad que trae su nacimiento. O podemos pensar que una mujer con 38 años no tendrá la misma energía física, ni la misma paciencia para vivir los primeros años del bebé, o que será muy mayor cuando su hijo sea un adolescente.
La mayoría de mujeres llevan a cabo proyectos personales más allá de ser madres, y posponen la maternidad hasta que deciden que es un buen momento. Ahora se puede esperar y decidir si se quiere tener hijos o no gracias a la reproducción asistida.

El reloj biológico y el paso del tiempo

Cuando la vida va pasando, son muchas las mujeres que son preguntadas por el famoso reloj biológico. Y no son pocos los doctores que no creen que haya un reloj biológico, sino que se trata más de un reloj social que depende del entorno, que es lo que realmente influye. Más allá de las mujeres que tienen un deseo intenso de ser madres, hay otras que se cuestionan tener hijos cuando amigos y familia empiezan a tener.

Y lo que debemos preguntarnos es hasta qué punto lo desean de verdad o hay una serie de factores que las condicionan. También hay mujeres que a raíz de una crisis existencial cuando rondan los 40 se empiezan a plantear la necesidad de dejar descendencia. Otras llegan a la decisión de ser madres con sentimiento de culpa, por haber vivido infinidad de experiencias y habérselo pasado muy bien, pero dudan si serán mujeres completas si no son madres.

El reloj biológico y la antropología

Desde la antropología la explicación del ciclo vital se piensa como una construcción social que no debe ser igual en todas las culturas. Hay mujeres que sienten el reloj biológico, la necesidad de tener hijos a la edad que socialmente se considera adecuada para hacerlo.

En general todo el mundo va a creer que debes tener hijos. Pero si no los tienes, no debes sentir que has renunciado a nada y menos que haya sido una elección para no perder la libertad.

Y es que la maternidad había sido considerado tradicionalmente como un mandato y, por suerte, esto está cambiando, aunque es cierto que a partir de los 30-34 si no tienes hijos la pregunta es constante, especialmente en las mujeres. Lo curioso es que a las madres no se les pregunta por qué los han tenido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here