Técnicas de reproducción asistida

0
798

Si después de mucho tiempo intentando concebir de forma natural no has logrado quedarte embarazada, es probable que te hayas planteado diferentes soluciones al respecto. La primera recomendación que te harán será la de visitar un especialista para chequear el estado de salud tanto de la mujer como del hombre para descartar una posible condición que pueda generar infertilidad.

La definición de reproducción asistida es el conjunto de técnicas utilizadas para tratar la infertilidad y que implica la manipulación del óvulo o el espermatozoide con el objetivo de conseguir un embarazo.

En general, los especialistas engloban los métodos de reproducción asistida en dos tipos: los de baja complejidad, para casos en los que los problemas de infertilidad puedan deberse a la cantidad de esperma o su movilidad, a alguna lesión en el tracto genital o la matriz, o problemas en la producción de óvulos entre otros factores, y los de alta complejidad que aplican en los casos en que el problema se centra en la calidad del esperma, la endometriosis, el daño en las trompas de Falopio o directamente casos más complejos como el trasplante de útero. Por poner un ejemplo, la inseminación artificial, en la que se introducen espermatozoides en el útero de la mujer durante la ovulación para que se produzca la fecundación en su medio natural se considera de baja complejidad, mientras que la Fecundación in Vitro (fecundación del óvulo en el laboratorio) es de alta complejidad.

Gracias a las investigaciones médicas llevadas a cabo en los últimos años, se ha avanzado mucho en el desarrollo de técnicas para tratar la infertilidad. Una vez que el médico determina el origen del problema, se elige el método más adecuado para conseguir el embarazo.

Hay que tener en cuenta que, en algunos casos, el diagnóstico no es posible y, si no se conoce la causa de la infertilidad, se puede empezar por adoptar las medidas más sencillas, como programar las relaciones sexuales para que coincidan con la ovulación, y adoptar las posturas consideradas más efectivas durante el coito para lograr la fecundación; y pasar posteriormente a procesos más complejos si esto no da resultado.

Reproducción asistida de baja complejidad

Inseminación artificial

Este conocido método de reproducción asistida se aplica en las parejas con problemas de compatibilidad entre esperma y moco cervical. Suele ser el primer paso en una pareja con problemas para concebir.

La inseminación artificial consiste en colocar en el útero los espermatozoides seleccionados previamente de una muestra. En este proceso de reproducción asistida, la calidad del semen es un factor determinante en el resultado final. Si al tercer o cuarto intento no se consigue un embarazo, se recomienda cambiar a técnicas más complejas como la Fecundación in Vitro (FIV).

Inseminación intrauterina

Este tipo de inseminación artificial es recomendable en aquellos casos en los que existen problemas con el paso de los espermatozoides por el cuello uterino debido al espesor del moco cervical, la calidad del semen o una incompatibilidad generada por ambos factores. La inseminación intrauterina, consiste en la introducción del semen en el útero a través de una cánula especial para mejorar las oportunidades de embarazo.

Estimulación ovárica

Es un método sencillo y consiste en inducir una ovulación múltiple mediante medicaciones hormonales, un proceso que se lleva a cabo principalmente para lograr la reproducción asistida, ya sea por inseminación artificial o por fecundación in vitro, aunque puede darse el caso que se estimule para conseguir la gestación mediante métodos naturales.

Reproducción asistida de alta complejidad

Fecundación in vitro

La fecundación in vitro es un proceso más complejo pues es un tratamiento de fertilidad en donde los óvulos y el esperma se combinan en un laboratorio, dando como resultado el embrión (o embriones), que se transfieren al útero de la mujer para seguir con el desarrollo natural.

En resumen, los pasos que hay que seguir para una FIV son obtener óvulos maduros, escoger el momento adecuado para aspirarlos, procesar y obtener el semen con más calidad, fecundar en un laboratorio el óvulo u óvulos maduros con el semen de alta calidad e implantarlos finalmente en el útero.

Fecundación in vitro con óvulos de donantes

Cuando la mujer que desea quedar embarazada por algún motivo no produce óvulos, se puede recurrir a la fecundación in vitro con óvulos de donantes. Igual que en el anterior caso, esto es una técnica de laboratorio que consiste en fecundar los óvulos de una donante con los espermatozoides de la pareja.

Inyección intracitoplasmática de espermatozoides

La inyección intracitoplasmática de espermatozoides, proviene de las siglas en inglés “intracytoplasmatic sperm injection” ICSI. En esta técnica se escoge el mejor espermatozoide y se introduce en el interior de una aguja de microinyección para posteriormente, mientras sujetamos el ovocito por una parte, se inyecta la aguja por el lado opuesto y se deposita el espermatozoide en el interior del citoplasma del ovocito.

Es una técnica utilizada tanto por hombres con problemas de fertilidad relacionados con la calidad del esperma o por mujeres que desean ser madres pero no tienen pareja o contacto sexual con hombres.

Quiero Ser Mamá Foros Técnicas de reproducción asistida

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Consulta hace 1 año, 8 meses.

Viendo 1 publicación (de un total de 1)
Viendo 1 publicación (de un total de 1)

Debes estar registrado para responder a este debate.